Competencias que salvan vidas

Aunque vivir con ese pensamiento en la cabeza nos sumerge en el miedo, el ser humano debe aceptar su fragilidad. Ser consciente de que vivimos en un mundo en el que la vida cambia de un momento a otro. Cambia, o se acaba.

Un volantazo, una imprudencia, una explosión… cualquier tragedia -sea fortuita, natural o provocada por otro ser humano- puede dejar la vida pendiendo de un hilo y la pronta y eficaz actuación de los sanitarios de emergencias puede suponer la diferencia entre salir adelante o perecer por las heridas. Por ello, resulta crucial que los profesionales estén preparados para afrontar las situaciones más duras y delicadas.

Realismo y tensión

En los simulacros del Curso de Experto Universitario en Urgencias y Emergencias que tienen lugar estos días por toda España, los estudiantes se enfrentan a situaciones que un día vivirán. Ahora es un ejercicio, pero un día estos jóvenes estarán salvando vidas en un servicio de Emergencias. Son profesionales muy preparados. Para adquirir esas competencias han recibido enseñanzas teóricas de experimentados profesores, han trabajado completos ejercicios prácticos, pero en el simulacro dan cada año el paso definitivo. Pues un accidente con múltiples víctimas o una catástrofe de cualquier índole requiere superar el reto más difícil: organizar el caos. Requiere tener la mente fría, porque el escenario dista mucho de un tranquilo entorno hospitalario. Humo, gritos, sangre… Es fácil saturarse, sucumbir ante el dolor.

Simulacro2015_16

En simulacros tan realistas como los que se organizan desde la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud llega un momento en el que el alumno llega a percibir esa dosis de tensión que hará completar con éxito el tercer pilar de las competencias, tras los conocimientos y las habilidades llegará esa actitud que le capacitará para atender a víctimas reales. Seguro que ante su primer accidente de circulación al descender de la ambulancia el enfermero tragará saliva y sentirá el peso de la responsabilidad de sus decisiones de los próximos minutos. Pero que la sociedad tenga por seguro que estará a la altura de las circunstancias, porque está bien preparado y sabrá cumplir con su labor: Salvar vidas.

 

Pilar Fernández

Autor Pilar Fernández

Velando porque la enfermería esté formada y actualizada en sus conocimientos para prescribir los mejores cuidados al paciente

Comments are closed.

Bitácora Móvil