La especialidad, asignatura pendiente

Venimos de celebrar las jornadas ‘Cuidados enfermeros avanzados’ y de comprobar cómo, cada vez más, la enfermería se especializa, se forma sin descanso, para ofrecer unos cuidados específicos y adaptados a las necesidades de los pacientes y del sistema de salud. Es por ello necesario reclamar a las administraciones públicas que adapten los puestos de trabajo y su consideración a la alta formación que poseen las enfermeras en nuestro país. Solo a través del EIR, hay más de 8.000 enfermeras en España que tienen una especialidad –dentro de las desarrolladas: matrona, salud mental, pediatría, geriatría, comunitaria y salud laboral- y, aunque las instituciones no ofrecen el dato de cuántos puestos de trabajo se ofrecen con estas características, todos somos conscientes de que no existen tantos, por no decir que son una mínima parte del total de empleos. PRESIDENTE ENFERMERIA005Si nuestros políticos quieren que la sanidad funcione de forma eficiente, eficaz y que sea de calidad, deben escuchar el clamor de las enfermeras, que pedimos que su nivel académico, altísimo en este momento, se vea reflejado en el trabajo que realizan a diario y en el contrato que firman. Y no olvidemos que aún queda una categoría que ni siquiera se ha desarrollado, la de especialista en médico quirúrgica, que supondría que las profesionales podrían realizar unas técnicas, ahora solo asumidas por los médicos, que podrían liberar a estos de carga de trabajo y, por tanto, de mayor capacidad de descongestionar la sanidad.

El Consello de la Xunta acaba de aprobar la categoría estatutaria de personal de enfermería especialista y nos congratulamos por ello, pero ahora queda que el ritmo para ofrecer plazas de especialista, en hospitales y centros de salud, sea el adecuado y que en poco tiempo las enfermeras puedan ver correspondido sus conocimientos a su puesto de trabajo. Han prometido la creación y dotación “progresiva” en función de necesidades de estos empleos, por lo que estaremos atentos para que así sea. A día de hoy 62 estudiantes se están formando en Galicia para ser enfermeras especialistas. Ojalá sean las primeras en acabar el EIR y poder optar a una plaza adaptada a su formación y, por supuesto, esperemos que también sea el momento para aquellas que desde hace años decidieron especializarse en aquello a lo que se querían dedicar y que no lo han podido hacer todavía. Con las elecciones a la vuelta de la esquina, aún sin convocar, esperemos que no quede todo en una mera promesa. El Sergas deberá respetar las condiciones laborales y derechos de los profesionales que asuman estas plazas en el mismo nivel que los que ya están en el sistema.

Por último, tras celebrarse las segundas elecciones estatales en menos de un año, y sin entrar a valorar los resultados como tales, fruto de la legítima decisión de los votantes, prometemos estar vigilantes a las políticas que el futuro Gobierno desarrolle en materia de sanidad. Acabábamos el año pasado con una profunda sensación de frustración, ya que la aprobación del real decreto de prescripción enfermera suponía una pésima noticia para la profesión y, ahora, a la espera de ver si el partido mayoritario vuelve a gobernar, lamentaríamos que siguieran adelante con esta norma tal como está. Si es así, continuaremos intentado cambiar la legislación para poder celebrar que por fin las enfermeras ven reconocido un derecho que desde hace mucho tiempo nos merecemos.

Sergio Quintairos

Presidente del Colegio de Enfermería de A Coruña

* Editorial del último número de la revista ‘Coidados’ publicada en julio de 2016

Colegio Coruña

Autor Colegio Coruña

Blog del Colegio Oficial de Enfermería de A Coruña. En este espacio os informaremos de la actualidad enfermera de la provincia.

Comments are closed.

Bitácora Móvil