Imagen: Free Pik

La importancia de la sonrisa

Deberíamos incluir la sonrisa en nuestro armario, como una prenda más, como un complemento imprescindible que nunca olvidáramos en casa. La sonrisa combina con todo y tiene la ventaja de que nunca pasa de moda.
La sonrisa se puede regalar, enseñar, ofrecer y prestar. La sonrisa es un regalo gratuito y un deseo de felicidad para todas las personas que nos rodean. Es una forma de proyectar y de transmitir optimismo y ganas de vivir. La sonrisa es inagotable y no caduca. La sonrisa nos permite empezar el día de buen humor y mejora nuestra actitud ante la vida y ante las circunstancias que se nos presentan. Además nos ayuda a superar obstáculos.

La sonrisa es muy importante en el hospital. En los servicios de pediatría vemos, a diario, a niños que se enfrentan a situaciones de enfermedad, y por ellos y por la valentía que demuestran, no podemos olvidarnos la sonrisa en casa.
La Fundación Theodora nació en Suiza en 1993 con el objetivo de llevar risas, alegría y magia a los niños y adolescentes hospitalizados y conseguir así aportar su granito de arena a la humanización hospitalaria.
Los hermanos André y Jan Poulie crearon esta fundación en homenaje a su madre, Theodora. Ella fue la encargada de llevar alegría a la habitación de André cuando pasó largos periodos hospitalizado de niño, y por eso cuando ella falleció tras una larga hospitalización, dejaron todo para llevar Doctores Sonrisa a los niños hospitalizados.

Así comenzó todo: con la ilusión de cumplir un sueño que ha llegado a 126 hospitales de 8 países en todo el mundo: Suiza, Inglaterra, Bielorrusia, China, España, Italia, Turquía y Francia.
Los Doctores Sonrisa de la Fundación Theodora son artistas profesionales de ámbitos diferentes (payasos, magos, cuentacuentos, músicos, actores…) que adaptan sus conocimientos artísticos al trabajo en los hospitales con el objetivo de hacer esta estancia más humana.

La FUNDACIÓN CURARTE es una organización sin ánimo de lucro, cuyo objetivo principal es mejorar la calidad de vida de los niños hospitalizados, a través de la humanización de los entornos sanitarios, la promoción del juego, la creatividad y el arte, contribuyendo a mejorar la cultura del cuidado y atención al paciente pediátrico.

Nosotros, como profesionales, podemos contribuir al bienestar de los niños hospitalizados, ofreciéndoles nuestra sonrisa todos los días. La sonrisa reconforta, alivia, ayuda, agrada y anima. No olvidemos la importancia de la sonrisa, que también, cura y sana.

Eva Puebla Nicolás

Autor Eva Puebla Nicolás

Diario de una residente de enfermería pediátrica

Comments are closed.

Bitácora Móvil