Nuestra profesión nunca se rinde ante las adversidades

El Gobierno del Partido Popular ha consumado su traición publicando en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el RD de anti-prescripción enfermera. Una traición que no solo va contra nuestra profesión, a la que ha engañado y ninguneado a lo largo de sus cuatro años de Gobierno, también contra los pacientes y contra toda la sanidad que se va a ver gravemente afectada.

Hace dos meses el PP aprobaba el Decreto de Prescripción Enfermera en el Consejo de Ministros por la puerta de atrás. Introduciendo en el último minuto modificaciones a espaldas de nuestra profesión; del Consejo de Estado, que había dictaminado a favor del redactado original avalando su absoluta legalidad y legitimidad; y de las Comunidades Autónomas, que habían aprobado por unanimidad el texto original. Introduciendo nuevo redactado contrario la Soberanía Popular al contradecir la Ley del Medicamento. Esta Ley sienta las bases de la regulación de nuestra prescripción y que fue aprobada con el voto favorable de todo el Parlamento de la Nación.

La situación es más que Kafkiana porque, a todo este despropósito legislativo, hay que sumarle el hecho de que con los cambios, la nueva regulación va en contra del normal funcionamiento de la sanidad y su aplicación generará un colapso sin precedentes en el sistema sanitario y un retroceso de décadas para nuestro desarrollo profesional.

El mismo oscurantismo que caracterizó la aprobación del Real Decreto en Consejo de Ministros, ha imperado ahora en la publicación en el BOE: llega un retraso de dos meses, un plazo hasta ahora inédito en la historia de la democracia española. La explicación es clara: el Gobierno ha esperado a que terminase el proceso electoral buscando a la desesperada evitar una sangría de votos enfermeros sin precedentes. Sin embargo, a la vista de los resultados electorales, está claro que no ha conseguido su objetivo.

El día de hoy no hace más que dictar el camino de nuestra lucha por un Decreto acorde a nuestra formación excelente, a la realidad asistencial y a las necesidades de nuestros pacientes. No estamos dispuestos a poner en juego la seguridad jurídica ni de los profesionales, ni de los ciudadanos, y vamos a poner en marcha todas las acciones contempladas en la legalidad vigente. El objetivo es evitar a toda costa la aplicación del ignominioso artículo 3 de Real Decreto, y para conseguirlo, ya está en marcha un calendario de acciones y movilizaciones así como un compendio de actuaciones jurídicas, mediáticas e informativas que llevaremos a cabo en el ámbito nacional e incluso, internacional. Y para conseguirlo, ahora más que nunca, necesitamos una profesión unida. Contamos contigo.

Comments are closed.

Bitácora Móvil