CapturaSimulacro1

Sí, por desgracia, puede suceder cualquier día

En el mundo que nos ha tocado vivir la amenaza del fanatismo sobrevuela cualquier sociedad, intentando acabar con la libertad individual y colectiva a base de violencia, destrucción y la pérdida de vidas humanas. En España ya sabemos de los estragos que puede causar el terrorismo a lo largo de décadas. Ya en el siglo XXI y con las circunstancias geopolíticas mundiales el escenario es mucho peor. El 11M y sus 200 víctimas mortales puso a prueba a los servicios sanitarios españoles, que dieron la talla en aquella tragedia. Hace poco fue, Londres, antes Bruselas, Niza…

El peligro puede llegar en forma de bomba, ataque con arma blanca, disparos, atropellos múltiples o cualquier otra manera de matar que imaginen los que sólo quieren cebarse con la gente inocente para purgar supuestos crímenes de otras guerras o la defensa de una concepción perversa de la religión. Los enfermeros, lo sanitarios en general, así como las Fuerzas del Orden, sólo podrán hacer frente a terribles sucesos que nos vienen a la mente si están perfectamente entrenados. Hay que plantearse todas las hipótesis y todos los escenarios y ensayarlos para que cuando reine el caos se puedan salvar cuantas más vidas mejor. Un ejemplo a destacar es el trabajo de los servicios de Emergencias en la preparación de la semana del World Pride en Madrid. Los preparativos para actuar en este evento de dimensión mundial que tiene lugar en la capital se remontan a muchos meses atrás.

Y con el mismo espíritu, los alumnos de la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud que finalizan su curso de Experto de Urgencias y Emergencias, los mismos que pronto estarán a bordo de una ambulancia, se enfrentan a uno de los simulacros más completos y exigentes que hay. En esta edición, una bomba química en un tren de pasajeros ha sido el escenario donde han tenido que actuar conjuntamente con Guardia Civil, Policía y varias dotaciones de Protección Civil de distinta procedencia. Todos han resuelto su examen con éxito. Nadie quiere que ningún asesino haga realidad lo que hoy sólo es un simulacro pero, por desgracia, sí, puede suceder cualquier día.

1 Comment

  1. Manuel

    La obligación de todo dirigente político es proteger a sus ciudadanos. Eso se hace con la prevención. ¿Cuántos ataques terroristas ha habido en EEUU después del 11 de septiembre? ¿Nos vamos a sentir orgullosos porque nuestros servicios sanitarios sean eficientes? ¿Y qué les vamos a decir a quien le toca morir? La resignación es un valor de necios.

Leave a Comment

Bitácora Móvil