Healthy ingredients on a kitchen table - spaghetti, olive oil, t

Simposios de nutrición en el Congreso Internacional de Enfermería

Nos anuncian repetidamente que ya estamos calentando motores para el gran acontecimiento del CIE, la mayor reunión de enfermeras por metro cuadrado que va a darse sobre la faz de la tierra. Pero desde este post os digo que también estamos calentando fogones y enfriando neveras, porque la Nutrición ha llegado al Programa Oficial del CIE.

Por supuesto es todo metafórico, pero no es un dislate si sabemos que los alimentos necesitan de calor para cocinarse y de frío para no romper la cadena de seguridad alimentaria.

El Consejo General de Enfermería, el Comité Científico del Congreso, ha consensuado con el Comité Central la existencia de Simposios Paralelos dentro del Programa Oficial. Tres de ellos van a ser de temas relacionados con la alimentación y la nutrición.

Como Delegada del CGE para Asuntos de Nutrición, está siendo un honor y sobre todo un gozo, el poder trabajar en el desarrollo del Programa Científico de los tres, junto con el Comité Científico español del Congreso. Tres temas -que como enfermera de nutrición y como enfermera prescriptora- me parecen de gran interés para las enfermeras generalistas y muy especialmente para las enfermeras de Atención Primaria.

Vamos a hablar entonces de los tres Simposios de Nutrición que vamos a tener ocasión de disfrutar en Barcelona y que ya desde aquí os hago un llamamiento para que asistáis a los tres y poder aportar todo vuestro bagaje asistencial e investigador que tengáis en las materias.

1.- Dieta, microbiota intestinal y salud 

Este tema es apasionante, es la vanguardia más absoluta de la que poquísimos profesionales sanitarios participan. Y las enfermeras vamos a estar aportando, aprendiendo, debatiendo tal como dicta el lema del Congreso: Las enfermeras a la vanguardia mejorando los cuidados

Se va a hablar de la influencia de la dieta en la microbiota; de si ante la malabsorción e intolerancia a la lactosa, deben desaparecer los lácteos de la dieta; de cómo los estilos de vida, control de peso e ingesta de yogur, nos sirven como un indicador de la calidad de la dieta.

La dieta desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la salud del individuo e interviene muy activamente en mejorar la diversidad de nuestra microbiota intestinal y varias de sus cualidades. Es por ello que el conjunto de ambas es imprescindible para el correcto funcionamiento del tubo digestivo, en especial del intestino.

A la microbiota intestinal hemos dado en llamarla “el segundo cerebro” por cómo se involucra en el correcto desarrollo del intestino y de sus funciones, actuando con una intensa actividad metabólica en nuestro organismo.

Los estudios más relevantes son recientes pues en los últimos diez años es donde se ha profundizado en la importancia y el papel que la microbiota intestinal tiene en nuestro organismo y por ende en nuestra salud y calidad de vida; e incluso en alteraciones metabólicas como la obesidad.

También vamos a estar en la vanguardia al debatir el uso o la restricción de los lácteos con lactosa, en los individuos mal absorbente, o en los que tienen déficit de lactasa. Los meta análisis de los últimos estudios publicados, han dado un vuelco a lo que veníamos preconizando hasta hace muy pocos años.

2.- La carne de cerdo en la dieta equilibrada

Puede resultar chocante que en un congreso mundial de enfermería y de vanguardia en los Cuidados, se hable de carne de cerdo. Pero nada más lejos de la realidad, ya que son tantos los mitos y la desinformación sobre algunos alimentos saludables en la promoción encubierta de las dietas milagro, que nos preocupa los déficits de alimentos saludables que en demasiadas ocasiones derivan en Trastornos de la Conducta Alimentaria y/o en alteraciones de la salud.

Explicaremos y compartiremos información sobre la importancia de las técnicas culinarias saludables con la carne de cerdo y con otros alimentos, en la lucha contra la obesidad y contra otras alteraciones metabólicas. La carne fresca del cerdo admite variadas formas culinarias para que con la ingesta de sus partes magras, obtengamos los ácidos grasos insaturados que contienen, que son de gran importancia para que la dieta resulte ser cardiosaludable.

Los cortes magros de cerdo como el lomo o el solomillo o el denominado magro, forman parte de la carne blanca que recomendamos junto con los huevos y el pescado, por ser la primera fuente de proteína de alto valor biológico dentro de la Dieta Mediterránea y de la dieta Atlántica. Además todos ellos aportan vitaminas y minerales de buena calidad, como son las vitaminas del grupo B y minerales como el fósforo el zinc y el hierro.

Siempre recuerdo cuando escuché por vez primera a D. Paco Grande Covián, ese sabio recién vuelto a la Universidad de Zaragoza desde EE UU. Tuvimos la suerte de que en una clase a un pequeños grupo de jóvenes posgrados nos dijo -con su característica y ronca voz- una frase que entonces nos impactó pero que ahora ya está en nuestro día a día profesional: “El cerdo es el olivo con patas”

Sobre la carne fresca de cerdo existen demasiados mitos nefastos que van de boca en boca y que en los últimos años, San Internet ha sentenciado como evidencia científica. Pero nada más lejos de la realidad, por eso en el Simposio desmontaremos todas las creencias que no tienen sustento científico, porque las enfermeras de nutrición sólo hablamos de la dieta equilibrada, hablamos de la alimentación saludable, siempre desde la evidencia científica.

Y por supuesto debatiremos sobre la conveniencia o no de las carnes procesadas, partiendo de la base de que lo malo de esa presentación no es la carne blanca de cerdo en sí misma o cualquier carne roja, sino el exceso de sal y/o aditivos que se les pueda aportar y que la convierten en no saludable.

¿Y qué sucede con el rico y patrio jamón serrano? También hablaremos de él como no puede ser de otro modo siendo yo aragonesa, donde disfrutamos del excelente jamón de Teruel, DOP.

3.- Desnutrición relacionada con la enfermedad (DRE)

Los seguidores de mi post, sabéis que es un tema que me ocupa sistemáticamente y que me preocupa enormemente. Es un problema de salud, en el que la intervención enfermera es ineludible, es vital, tanto en el cribado como en la posterior valoración nutricional. No podemos permitir que otros colectivos nos salten por encima porque nosotras estamos muy ocupadas en otros menesteres asistenciales y mirando para otro lado.

En la actualidad no está extendida la realización de cribado nutricional de forma generalizada en todos los niveles asistenciales y en multitud de ocasiones es porque la enfermera de hospital, o de Primaria o en las residencias, no está lo suficientemente involucrada ni participativa.

A pesar de la magnitud de la situación y del interés profesional, científico y social que supone la atención y el tratamiento de la persona con DRE, este problema está infravalorado o tratado inadecuadamente, en muchos casos por desconocimiento o por dejadez. Máxime como sabéis que os he dicho en otras ocasiones, que la DRE puede ser una patología en sí misma.

Todo esto hace que no se atiendan adecuadamente las necesidades nutricionales de muchos pacientes durante su enfermedad. Por otra parte la codificación de la desnutrición es escasa en los informes de alta de los hospitales, como se resalta en varias publicaciones. Esto se da tanto en ancianos y niños –la población más vulnerable- como en adultos con patologías agudas o crónicas, de cierta magnitud.

Las causas de la infravaloración de la DRE y de la inadecuación en su tratamiento son de naturaleza variada pero que también competen a las enfermeras, como son la falta de sensibilización, de formación y de información de los profesionales sanitarios; o el desconocimiento sobre la utilización de tratamientos de forma segura, efectiva y eficiente.

También es importante la prevención sobre todas las actuaciones. Nos encontramos con pacientes que han sido cribados y diagnosticados como “en riesgo”, pero no ha habido continuidad porque no estaban desnutridos realmente; pero cuando se han revisado por aparecer algún signo de alarma, esa falta de seguimiento ha hecho que se tenga que actuar de manera severa, cuando da haber existido una revisión y un control, el paciente no hubiese llegado a manifestar DRE.

En fin queridos colegas seguidores de este Post, como veis las enfermeras de nutrición vamos a tener una parte muy activa en este Congreso mundial que con tantas ganas esperamos que comience. Participamos –como no puede ser de otra manera- con un abanico de temas nutricionales, que al fin y a la postre son temas enfermeros, son Cuidados. Porque la nutrición es un cuidado básico del individuo y no olvidamos que los cuidos según la LOPS, son enfermeros.

Una vez más concluyo recordando lo que dice la Enfermera Dra. Madelaine Leinninger “puede existir cuidados sin curación, pero no existirá curación sin cuidados”.

Os espero en el stand que vamos a tener en el CIE, frente al del CGE. Allí nos pondremos cara y nos enriqueceremos con nuestras vivencias enfermeras.

Para saber más de las enfermeras de Nutrición, podéis visitar nuestra web www.adenyd.es

Marilourdes de Torres

Autor Marilourdes de Torres

Responsable de la Unidad de Dietética y Nutrición del H. U. Miguel Servet de Zaragoza y coordinadora del CC de ADENYD, pero sobre todo me considero ENFERMERA PRESCRIPTORA.

Leave a Comment

Bitácora Móvil