PSOE

El PSOE patina con la enfermería

El PSOE no atraviesa por buenos momentos prácticamente en ningún área, pero menos aún en Sanidad. El triunfo de Pedro Sánchez en la dirección del partido y el incomprensible envío a ese cementerio de elefantes que es el Senado del mayor cerebro sanitario que habían alumbrado los socialistas en los últimos 20 años, José Martínez Olmos, han provocado un vacío de poder y una falta de liderazgo como no se recordaban en esta formación. El resultado de todo ello son decisiones incomprensibles, errores de estrategia y actuaciones insólitas que no dejan precisamente en buen lugar al PSOE ante las profesiones del sector.

Una de ellas fue el plante o espantada, como quiera llamársele, de prácticamente todos los consejeros de Salud de izquierdas a la Conferencia sobre la Enfermería que apadrinó hace semanas el Ministerio de Sanidad. Cierto y verdad es que el secretario general del Ministerio, Javier Castrodeza -más amigo de los médicos que de las enfermeras-, no puso toda la carne en el asador en la convocatoria, pero de ahí a hacerle el vacío a una profesión que resultará clave en el sistema sanitario a la vuelta de unos años va un largo trecho. Tan largo como absurdo e incomprensible. Y si todas las ausencias resultaron injustificables, más aún lo fue la de la consejera andaluza, Marina Álvarez, pues la fecha del cónclave se alteró para que ella pudiera asistir al mismo, dado que la anterior se correspondía con el día de Andalucía.

Tan patética resultó su ausencia como la de Patricia Gómez, consejera de Salud de Baleares que, para más inri, encima es enfermera. Si no le interesa participar en un debate oficial a nivel estatal de los retos que tiene que afrontar su profesión difícilmente podrá esperarse que cumpla con el cometido para el que fue designada. El hecho de que el PSOE haya dado la espalda a la Enfermería coincide en el tiempo con su errática apuesta por los médicos.

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), que mantuvo el silencio ante los recortes del PSOE en la época de Zapatero, se ha lanzado ahora a las barricadas para recobrar el dinero perdido por este sector y no son pocos los sanitarios socialistas que jalean esta protesta supuestamente estatal pero que concentra en realidad la huelga en feudos regidos por el PP. Los socialistas piensan que las batas blancas son las que paralizan la Sanidad, pero ignoran un dato fundamental: nunca antes ha triunfado una protesta médica en España que no fuera de la mano de la enfermería. Su desprecio a esta profesión condena al fracaso la revuelta.

PREGUNTAS CON RESPUESTA

¿Por qué no puso Javier Castrodeza toda la carne en el asador para que acudieran el máximo de consejeros a la Conferencia sobre la Profesión Enfermera?

¿Qué alto cargo del Ministerio de Sanidad está poniendo todo tipo de dificultades a un colectivo médico, con el fin de impedir que algún día se convierta en especialidad?

¿Qué razones familiares le sitúan abiertamente en contra de dicha especialidad?

¿Qué nuevo follón médico está a punto de estallar con un médico muy mediático como protagonista?

¿Qué alto directivo del mundo farmacéutico ha pedido prudencia a sus compañeros en la respuesta a la Enfermería por sus ataques a la farmacia comunitaria?

Sergio Alonso

Autor Sergio Alonso

Fundador y director del suplemento A tu salud del diario LA RAZÓN

Leave a Comment

Bitácora Móvil