Liderazgo y calidad asistencial

Los modelos de calidad asistencial utilizados ampliamente en nuestro país, incorporan el Liderazgo como un criterio fundamental a desarrollar en las organizaciones sanitarias para alcanzar la calidad en la prestación asistencial al paciente y familias. De este modo el modelo de excelencia de la Fundación Europea para la Gestión de la Calidad (EFQM), que es el más utilizado en las organizaciones sanitarias en España, tiene como primer criterio el liderazgo, y sin duda el liderazgo en toda organización, y como no, en las sanitarias, se tiene que ejercer fundamentalmente por los responsables de la organización, en nuestro caso todos los profesionales con puestos de responsabilidad en gestión sanitaria (equipo directivo, jefes de servicio, supervisores, etc.).

El Modelo EFQM define el liderazgo en la forma en que los directivos y mandos intermedios, desarrollan y facilitan la consecución de la misión y la visión, desarrollan los valores necesarios para alcanzar el éxito a largo plazo e implantan todo ello en la organización mediante las acciones y los comportamientos adecuados, implicándose personalmente para conseguir que el sistema de gestión de la organización se desarrolle e implante.

El principal factor para determinar el éxito o el fracaso de un proyecto es la percepción que el personal tiene del compromiso de la dirección, cómo asume la responsabilidad cada uno de los integrantes que ocupan los puestos que forman la cadena de mando. Pero también se valora cómo la ejercen sobre aquellos que están bajo su responsabilidad.
El subcriterio 1b del Modelo EFQM, plantea que los directivos y mandos intermedios de la organización se implican personalmente con clientes, colaboradores y representantes de la sociedad en actividades de mejora continua.

En este subcriterio los directivos y responsables del ámbito clínico deben establecer alianzas y conseguir actividades de mejora conjunta con:

  • Clientes: pacientes, familiares, departamentos de sanidad, compradores de servicios, asociaciones de usuarios, servicios de salud, etc…
  • Proveedores: farmacia, material sanitario, tecnología, voluntariado, etc.
  • Otras organizaciones externas: asociaciones profesionales y científicas, colegios, otros centros sanitarios y servicios, representantes de la sociedad, universidades, centros de formación sanitarios, etc.

El subcriterio 1c del Modelo EFQM, establece que los líderes de la organización motivan, apoyan y reconocen a las personas que trabajan en ella.

Para conseguir lo anterior los gestores sanitarios deben abordar lo siguiente:

  • Involucrarse y participar en actividades de comunicación (planes, objetivos, estrategias, objetivos clínicos, resultados, etc.)
  • Ser accesibles, escuchar y responder activamente a las personas que trabajan en la organización.
  • Estimular y apoyar a las personas de la organización para hacer realidad sus planes, objetivos y metas, aportando formación, el apoyo de la organización y los recursos necesarios (económicos, tiempo, apoyo metodológico).
  • Reconocer oportuna y adecuadamente a las personas y equipos que se esfuerzan en mejorar, en todos los niveles de la organización.

El modelo de calidad de la Joint Commission on Accreditation of Healtcare Organizations (JCAHO), también incorpora dentro de las funciones centradas en la organización la necesidad de establecer el Gobierno, liderazgo y Dirección.

Y en los principios de la Gestión de la Calidad según las Normas ISO 9001, aparece en segundo lugar el liderazgo, planteando que los líderes establecen la orientación de la organización. Ellos deberían crear y mantener un ambiente interno, en el cual el personal pueda llegar a involucrarse totalmente en el logro de los objetivos de la organización.

Por tanto podemos decir que para conseguir la Calidad Asistencial y de los Cuidados en las organizaciones sanitarias, es preciso que exista y se desarrolle el Liderazgo.

Leave a Comment

Bitácora Móvil