solidaridad

Obras son amores

Las Jornadas “Juntos construyendo el futuro”, que la Organización Colegial ha celebrado en Toledo, sin duda, han ayudado a la enfermería a tener mejores herramientas para afrontar su futuro inmediato y a largo plazo. La presencia en la Ciudad Imperial de representantes de todos los Colegios de Enfermería, las sociedades científicas -entre ellas la UESCE, FAECAP o la AEC- o los estudiantes ha dado lugar a un debate constructivo y edificante. He sentido como nunca el ORGULLO ENFERMERO cuando he tenido ante mí a tantos compañeros que nos habéis ayudado a reflexionar, a tomar conciencia de los temas y a comprometernos aún más firmemente con la profesión.

La Organización Colegial de Enfermería tiene un potencial extraordinario. A veces, pienso que ni siquiera nosotros mismos hemos tomado suficiente conciencia de nuestra capacidad para modificar el rumbo de las cosas cuando esas cosas son adversas para todo el colectivo y para los ciudadanos. Por eso, siempre pido que nos escuchemos. Y que miremos al horizonte juntos. Y entonces veamos, como hemos visto en estos casi dos días, el camino a seguir para así colocar las señales de esa ruta compartida. Y echar a andar. Y triunfar o, a lo mejor, ojalá que no, fracasar. Pero eso sí, triunfar o fracasar juntos en un futuro que, por poner un ejemplo, comenzaba cuando conseguíamos fijar una posición contundente frente a una amenaza hacia nuestros intereses profesionales y corporativos. Ni lo consentimos hoy, ni lo consentiremos nunca.

Se equivoca quien haga una lectura de las actitudes dialogantes y constructivas que va a mantener esta Organización como señal de debilidad o de falta de firmeza. Muy al contrario. La enfermería tendrá ocasión de demostrarlo en los próximos tiempos. Que nadie piense que esta Organización va a bajar la guardia ni a sentirse muy satisfecha escuchando cosas como que la Enfermería es una profesión emergente, es la profesión con mayor capacidad de humanización o es la profesión más comprometida con la sociedad, con eso no nos van a callar.

En la inauguración de las Jornadas me dedicaba a mí mismo estas palabras: ¡Obras son amores! Hoy se las lanzo desde aquí a todos aquellos que piensen que la profesión enfermera es un colectivo al que se puede ningunear o que, sencillamente, se conforma con que le pasen la mano por el lomo. Uno debe de luchar por lo que cree, siempre que esté muy seguro de que tiene toda la razón.

Y nosotros tenemos toda la razón cuando defendemos a unos profesionales que se dejan la vida materialmente al lado de las personas -enfermas o sanas- 24 horas los trescientos sesenta y cinco días del año.

Y nosotros también tenemos toda la razón cuando no permitimos que otros nos pretendan quitar aquello que nos caracteriza como profesión: nuestras competencias, nuestra capacidad académica, humana y ética de promover la vida que es, en definitiva, lo que hacemos cuando, como dueños de los cuidados profesionales, prestamos asistencia de calidad y excelencia.

Y como en esto, tenemos toda la razón, solo nos queda luchar. Luchar con tenacidad, luchar con ponderación, luchar con respeto y lealtad, con fuerza y, por qué no, incluso con ternura, cuando sea necesario. El camino está empezando a trazarse. El horizonte se va dibujando. Solo falta no soltar los remos.

Florentino Pérez Raya

Autor Florentino Pérez Raya

Florentino Pérez Raya es el presidente del Consejo General de Enfermería

Leave a Comment

Bitácora Móvil